¡Bienvenidos, sirenitos!

¿Taurino o antitaurino?

Todos los veranos, puntuales, llegan las corridas de toros, los recortes, y sus derivados. La verdad, yo no vengo de una familia donde los toros sean nuestra única pasión, sino que no es de nuestro interés, simplemente.

Sin embargo, cuando entro a un restaurante, bar o a casa de otra persona, da la casualidad de que tienen puesto en la televisión esto mismo de lo que estamos hablando. Sinceramente, no soy de juzgar algo que no me gusta, porque sé que hay gente que lo disfruta, pero de hecho esto me parece juzgable. ¿Cuándo, España, se ha convertido en un país de asesinos? ¿Acaso matar a un toro es un arte? ¿Es aquello bonito en donde un animal inocente sale herido, e incluso pierde la vida? 

No, para mí desde luego no es bonito. A mucha gente, un torero le parece un héroe, un modelo a seguir, pero a mí no. No lo veo un arte para nada, mucho menos un entretenimiento o diversión. Lo veo como una serie de hechos, de actos:

1) Juegas con el toro, te ríes de él, te diviertes a su costa.

2) Le hieres, le clavas aquello -que no sé ni cómo se llama, sinceramente-, haces que sangre, que sufra.

3) Le matas, por fin le has matado, has superado el reto sin conseguir salir herido.

4) Te llevas el mérito, te conviertes en un héroe, ganas dinero.

Pero has matado a un animal inocente y te has divertido a su costa. Esta es nuestra tradición, señores, esto es lo que somos en España. Pero, la pregunta es: ¿esto es lo que quieres ser tú? España está llena de corruptos, ¿quieres que también esté llena de asesinos? Los inmigrantes que se intentan establecer en ciudades españolas son criminales y son disparados, pero los toreros que matan animales hermosos son héroes; creo que España debería tener menos tono irónico.

Yo, sin duda, soy antitaurina.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: